Claves para una vuelta al cole segura en coche

    La vuelta al cole en coche: cómo llevar a tus hijos seguros

    Se han acabado las vacaciones y es tiempo de volver a la rutina, sobre todo para los pequeños de la casa que tras tres meses de juegos y diversión vuelven al colegio.

    Levantarse temprano y empezar con los desayunos, los libros, las mochilas y las prisas para llegar a tiempo al colegio y al trabajo es la tónica habitual en esta época del año, que si cabe, cuesta un poco más después del descanso veraniego. Para muchos padres, su día a día es meterse en el atasco cada mañana para dejar a los niños en el colegio y, a veces, no salimos con el tiempo suficiente, ni aparcamos bien el coche ni aseguramos bien a los niños en su silla homologada.

    Estos descuidos debidos al ritmo frenético del día a día pueden causar despistes e incluso accidentes de tráfico no deseados en los que tus hijos pueden verse implicados. Por este motivo, seguir una serie de recomendaciones básicas y sencillas, pero fundamentales, es esencial para prevenir accidentes y no debemos olvidarlas ni pasarlas por alto ningún día a pesar de ir con el tiempo justo.

    Consejos para llevar a los niños en coche seguros al colegio

    1. Llegar a tiempo sin ir corriendo:

    La clave es madrugar un poco más, levantarse al menos 10 minutos antes de lo habitual para evitar el estrés y las prisas. Ten en cuenta, que en plena hora punta, salir 3 minutos más tarde de la hora, puede suponer estar 20 minutos más en el atasco.

    2. Aparcar bien:

    Intentar dejar el coche en la puerta de mala manera o lo más cerca de la entrada en doble fila, sobre todo, los días de lluvia para evitar mojarnos a la entrada del colegio es una costumbre habitual que causa un lógico caos circulatorio en la calle del colegio, discusiones entre conductores y es una causa de accidentes por colisión entre vehículos y atropello.

    3. Los niños deben bajar por el lado de la acera:

    Para evitar atropellos, la salida del vehículo se debe realizar siempre por el lado de la acera. Y si es posible, aparcar en una zona habilitada para ello.

    4. Sistemas de seguridad homologados:

    A pesar de la falta de tiempo, invertir unos minutos en colocar los cinturones y arneses a los niños en el coche, es ganarlo en vida en caso de colisión o accidente. Según informa la DGT, el 22% de las muertes en accidentes de tráfico son causadas por no usar sistema de retención. Es de vital importancia que todos los ocupantes del vehículo lleven puestos los sistemas de seguridad correspondientes y los niños deben usar sillas homologadas y adaptadas a su edad.

    Los menores que no lleguen al 1,36 m de estatura deben llevar sillas o elevadores y por supuesto, ir siempre abrochados con el cinturón de seguridad. En los sistemas de retención infantil es vital que los anclajes estén correctos y que los arneses y cinturón no estén retorcidos ni holgados ni doblados. Finalmente, si es posible, hasta los 4 años los menores deberían viajar en sentido contrario a la marcha.

    5. Las mochilas se guardan en el maletero:

    Antes de entrar en el vehículo, los niños deben colocar sus mochilas y demás objetos que deban llevar al colegio en el maletero. Estos objetos móviles dentro del coche se convierten en proyectiles letales en caso de accidente o colisión y además suponen un elemento de distracción.

    6. Intentar mantener la calma y tener paciencia:

    Aunque parezca imposible mantener una actitud de calma todos los días, el firme propósito de tener paciencia te ahorrará vivir muchas situaciones de estrés. Y es que el estrés al volante aumenta el riesgo de sufrir un accidente de tráfico.

    El inicio del curso escolar es un buen momento para explicar a nuestros pequeños la forma más segura de ir al colegio, cómo prevenir riesgos, y buscar la coordinación con el resto de implicados en la formación de los niños, como son la comunidad escolar, ayuntamientos, policías… a través de actividades y charlas de educación vial en las que los niños participen de forma activa.